lunes, mayo 31, 2004

El cénit

El amor frustrado...

Siempre he amado a mio padre. Su ausencia en mi vida ha sido un dolor eterno que punza sin cesar. Como comentaba en "mio padre", venir a visitarlo es insufrible y altamente entristecedor. Y sí! hoy es diferente, hoy he llevado ese sufrimiento al cénit. Para empezar, me he quedado a pasar la noche aquí --cosa que normalmente no hago por amor propio. Una vez más, antes de dormir, he tenido que aguantar a mi papá diciéndome que Miguel (mi hermano menor) es más chingón que yo; esta vez le he intentado poner un alto a esta situación y me he enfrentado a la cruda realidad: mio padre no sabe escuchar.

Decido irme a dormir, decido que no debo seguir platicando con él y lo mejor para mí será descansar un poco. El punto de "descansar" es liberar las tensiones existentes en cuerpo, espíritu y mente para así empezar desde cero nuevamente. Por tanto, dormir y descansar no siempre van de la mano. En mi caso, no he descansado. Mi inconsciente se ha tomado la libertad de apuñalarme por la espalda. Traicionero y despiadado me ha dado una realidad alterna un poco peor de la que he vivido con los ojos abiertos. Mio padre no conoce la piedad en mi sueño y me atormenta con aplastantes comentarios concernientes a una posible realidad en la que él ama más a mi hermano que a mí.

Traicionera y envilecida, mi realidad alterna vivida en dicho sueño no se ha conformado con brindarme a mio padre degradando mi existencia. También me ha traído un extra, un golpe fatal, el gran final! Esta gran obra de mi inconsciente se ha visto coronada con un sueño acerca de quien fuera mi fatal musa hasta hace unos meses --de cierta forma lo sigue siendo, ya que es uno de los móviles de mi sufrimiento.

Hace unos días pensaba para mí mismo que yo sería capaz de cruzar los siete círculos del infierno con tal de no volver a ser infeliz en lo que me queda de existencia.

Realmente es necesario aprender a sufrir para después valorar la felicidad?

2 comentarios:

Yolanda dijo...

No sé si esto te ayude, pero yo creo que el sufrimiento es realmente necesario para apreciar no sólo lo que ya tenemos, sino lo que tuvimos y más tarde perdimos. Los sueños, y más concretamente las pesadillas, ayudan al ser humano a aclarar cuales son sus miedos y preocupaciones más íntimas (parezco Freud XD).

Tengo una pregunta también: ¿qué son los siete círculos del infierno?

gurito dijo...

Los siete círculos son descritos por Dante Alighieri en su libro "La Divina Comedia"..

Qué gusto que a alguien le guste mi pag... Aunque ya hace tanto que escribí y no he vuelto :p