lunes, mayo 31, 2004

La duda

Tengo un muy buen amigo que en este post llamaré Alfonso. Él tiene una relación de pareja desde hace un buen tiempo ya con una niña que me tiene realmente sorprendido. Cuando ellos empezaron su relación ella no me daba muy buena espina, la vibra que emanaba su personalidad era un tanto pedante y, por supuesto, chocaba con la mía. Unos años después la he vuelto a ver y quedé atónito con la vibra que despide. Al parecer ella está oscilando en una frecuencia mucho más madura, amigable y feliz que cuando la conocí.

La razón por la que pongo este comentario es que hoy, platicando con Alfonso, he notado que él siente algo similar a lo que yo sentía hace unos meses. Me refiero a una fatal duda que es molesta cual piedrita en el calcetín. En mi caso esa duda fue uno de los principales motivos para que yo terminara mi relación con mi anterior musa.
Hoy he pensado que, probablemente, de estar yo en el lugar de Alfonso ya no arriesgaría la felicidad que él ha logrado mantener. Mucho menos ahora que su musa ha madurado tanto y que su relación tiende a mejorar. La última vez que los he visto juntos me ha dado la impresión de que están a punto de armonizar de una manera celestial.

Me alegro muchísimo al ver que la armonía es posible y ver a esta pareja me da muchas esperanzas de que algún día tal vez encuentre a una musa con quien yo pueda armonizar y a quien le pueda dedicar mis más dulces versos.

0 comentarios: