martes, junio 22, 2004

Equilibrio

Hoy fue mi primera clase de Aikido (después de dejarla durante dos años), por una parte reitero que el tiempo no existe --jaja, eso del tiempo ya lo escribiré en otros posts. La clase empezó como de costumbre: nos sentamos en seiza (eso es hincados) formando dos filas --chistoso, porque el orden es por antigüedad y yo soy el segundo más antiguo, jajajaja y sigo siendo principiante--, meditamos por un momento, después formamos un círculo en el que se tratan dudas, comentarios y el Sensei habla un poco de filosofía. Después de la parte filosófica de la clase empezamos el calentamiento y hacemos los ejercicios que el Sensei nos indica.

...En fin, el punto es que hoy, mientras estábamos en clase, recordé por qué regreso al Aikido. Como bien saben, llevo a penas un mes aprendiendo Muay Thai --si bien siguieron el link, sabrán que es box, ergo es muy violento. Llevo ya un rato siendo muy violento también en otros sentidos de mi vida. Todo esto vino a mi mente de nueva cuenta hoy mientras escuchaba una lección del Sensei; en dicha lección él mencionaba que no siempre es recomendable reaccionar a la violencia con violencia, así que debíamos (en ese ejercicio) esquivar la agresión sin luchar y después controlar la situación.
A la hora que nos pregunta si tenemos dudas o sugerencias, a mí me cae el veinte y la idea concreta en mi cabeza es: "Claro, por eso volví! He vuelto porque quiero aprender a no-luchar".

Así pues, recuerdo un poco de mis principales metas vitales y vuelvo a concretar: "Ese es el equilibrio que quiero lograr de este modo... El luchar y el no-luchar".
Y como bien tuviera a decir Miguel �ngel Sensei, es bueno luchar en la vida, es algo indispensable saber luchar; también es bueno no-luchar y saber que no para todo es necesario chocar, hay maneras mucho más armónicas de hacer las cosas.

Frase de la semana: "Armonicemos!"

0 comentarios: