martes, junio 01, 2004

Otoño

Mi estación favorita es primavera. ¿Por qué habría yo de escribir acerca del otoño entonces?
Cuando me he puesto a analizarlo pacientemente he abierto los ojos a un mundo nuevo y me he preguntado: ¿No son acaso muy parecidos el otoño y la primavera?

En otoño las infinitas variantes del amarillo canario, el rojo cereza y el verde esmeralda que podemos observar en flores, frutos y hojas en primavera son reemplazados por exquisitos y tranquilizantes variantes de amarillo ocre, verde vejiga y rojo quemado; y las hojas, combinando estos colores y dando paso a un infinito más, son las flores de otoño, las frutas de colores vivos que hay en primavera las encontramos con colores más ténues como el amarillo de las calabazas. En primavera los seres vivos se juntan y se enamoran, el coqueteo se vuelve inevitable y, seguido de todo esto, pasan juntos el caluroso verano y todo ese coqueteo primaveral se consuma en ternura y pasión, las parejas que se juntaron anteriormente ahora se acercan aún más para disfrutar del clima que se presta a desatar desenfrenadas pulsiones, muestras de amor y atracción. De manera muy similar, en otoño también existe un enamoramiento, las parejas revolotean en los caminos alfombrados de hojas secas y se divierten haciéndolas crujir; el clima lluvioso y templado hace ideales los paseos románticos y las almas que se acercan durante esta estación disfrutan de la calidez mutua durante el frío invierno. Así, el coqueteo y el enamoramiento otoñal se consuma bajo los claros y ténues días de la estación de hielo.

Me pregunto qué depara para mí el otoño. ¿Será posible que mi desolada alma vuelva a armonizar con otra alma en esta vida? ¿Será acaso posible para mí volver a amar y volver a sentir calor? ¿O es acaso mi destino vivir en un mundo frío y nublado en lo que me resta de existencia?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cuándo comenzará el otoño? Parece como si siempre estuvieras en otoño. El otoño es una de las estaciones más cambiantes, volubles. Cuando viene una ráfaga de viento intenso, llega la calma y la apacible caída de las hojas de los árboles que se han quedado secos, de un pasado, de un apartado lleno de historias.

¿Será que siempre estás en otoño? O, más bien, ¿eres el viento que surge de repente y que prontamente se apaga para sentir la caída de esas hojas secas?

El otoño es taciturno, meditabundo, pacífico aunque también impulsivo. Pareciera como si fueras el otoño mismo, más allá de que te guste el otoño en sí.

Pero el otoño es hermoso, como lo eres también. Aveces esos arranques son de coraje y deseo. Se presentan en toda la estación. Sin embargo, ese viento tan rápido y, al parecer fugaz puede prevalecer hasta el invierno. ¿Qué pasa contigo en el invierno, tu invierno?

Soy una persona que gusta mucho del otoño. Me gusta y me agrada la gente que es otoño, aunque yo sea algunas veces primavera. Soy cambiante y voluble, así como tú. Quizá por eso no es tu estación favorita.

Las hojas secas se van y prevalece el aire hasta cuando tu naturaleza, tú otoño, decidas irte.

Anónimo dijo...

¿Cuándo comenzará el otoño? Parece como si siempre estuvieras en otoño. El otoño es una de las estaciones más cambiantes, volubles. Cuando viene una ráfaga de viento intenso, llega la calma y la apacible caída de las hojas de los árboles que se han quedado secos, de un pasado, de un apartado lleno de historias.

¿Será que siempre estás en otoño? O, más bien, ¿eres el viento que surge de repente y que prontamente se apaga para sentir la caída de esas hojas secas?

El otoño es taciturno, meditabundo, pacífico aunque también impulsivo. Pareciera como si fueras el otoño mismo, más allá de que te guste el otoño en sí.

Pero el otoño es hermoso, como lo eres también. Aveces esos arranques son de coraje y deseo. Se presentan en toda la estación. Sin embargo, ese viento tan rápido y, al parecer fugaz puede prevalecer hasta el invierno. ¿Qué pasa contigo en el invierno, tu invierno?

Soy una persona que gusta mucho del otoño. Me gusta y me agrada la gente que es otoño, aunque yo sea algunas veces primavera. Soy cambiante y voluble, así como tú. Quizá por eso no es tu estación favorita.

Las hojas secas se van y prevalece el aire hasta cuando tu naturaleza, tú otoño, decidas irte.