martes, julio 20, 2004

Vestido en diamante


Acompañado de celestiales trombones
Y aguijones fríos como la muerte
Barniza los objetos de nuestros placeres
Un enjambre de líquido celeste

Tú agua
Yo fuego

Sobre una cama de plumas verdes
Yazco desnudo, vestido en diamante.
Bajo un vasto océano de nubes
Abrigas con dulzura al Sol ardiente.

Ah! Paradójico orgasmo!!

Y el fuego licuado,
En mutua explosión con el agua flameante,
Paradójicamente ha creado
Ni azul ni rojo un Sol que es Diamante

Acompañado de divinas trompetas
Y líquidas flamas
El vapor emanado del Sol Diamante
De fulgor violeta tiñe el ambiente

0 comentarios: