martes, agosto 24, 2004

C.B.

...Hmmm (onomatopéyico)
Aspiro profundamente, miles de recuerdos pasan ante mis glassys; es como asomarse por la ventana de un tren en movimiento; la elongación del "tiempo" permite que una o varias vidas enteras pasen ante uno en tan solo unos "segundos"; un infinito de emociones y sensaciones invaden mi esencia eseral; mi ritmo cardiaco se agita y relaja conforme las distintas agujas del pasado presionan mis fibras más sensibles.
Termino de aspirar y, ahora lleno del exquisito aroma, acerco la taza a mi boca para derramar el oscuro infinito dentro de mi ser; el sabor y la textura me distraen del aromático sueño y, jalándome de vuelta a "la realidad", me conducen a un estado extático del ser donde todo es nada, nada me es indiferente y yo soy parte del todo.

0 comentarios: