viernes, agosto 13, 2004

IV

Aproximadamente nueve meses después --según un cálculo humano del tiempo-- y un ayuno de plátano de un mes más una serie de meditaciones diarias...


El 26 de abril se organiza un gran festejo en casa de Guru Hari (ambos). Se reúnen muchos amigos de la extraña pareja y suenan nombres rimbombantes por todos lados como: Arjan Kaur, Arjan Singh, Sat Nam Kaur y Rabi Kaur... Entre los invitados también están los padres de Guru Hari Kaur y los de Guru Hari Singh entre otros familiares.

Para la celebración se ha preparado una tamaliza --que han preparado Guru Hari Singh y su madre a mano especialmente para la ocasión-- y, dadas las costumbres de la pareja y su grupo social, el ambiente desborda espiritualidad como si fuera una especie de líquido o plasma brillante y espeso.

Al rededor de las 10 de la noche Guru Hari Kaur empieza a sentir que su hijo viene en camino e intenta, frenéticamente y sin éxito alguno, localizar al Dr. para avisarle su condición.

Al rededor de las 11 de la noche suena el timbre...

Dr.: Hola, buenas noches, vengo a atender el parto de la Sra. V.

Así, entre muestras de regocijo y dicha, festejo, tamales, mantras y coros en Punjabi alabando al Gran Creador y agradeciendo por el maravilloso acontencimiento... Del vientre de Guru Hari Kaur nace Guru Parkash Singh Khalsa, en esos momentos Guru Hari Singh va llegando de trabajar y así, pareja, familia y amigos, todos fruentes se regocijan y colman de bendiciones, amor y buenos deseos al recién llegado al mundo.

1 comentarios:

Xquenda dijo...

que lindo!!! excelente celebracion para tu bienvenida a este mundo, entre tamales, mantras y espiritualidades.

Buenisima vibra. Me hubiera gustado estar ahi. neta.