jueves, diciembre 23, 2004

Del amor...

Cuando te enamoras... Cuando realmente te enamoras... ¿Cómo escoges de quién lo harás?

Y esque algunas veces pareciera que escogemos caminar por el árido sendero lleno de espinas teniendo a nuestros lados unos que parecieran ser sólo pasto, flores y frutos...

Si bien la mayoría de las veces esta decisión tiene mucho que ver con problemas psicológicos y está basada en seguir patrones... e t c

Así que supongamos que, por azares del destino, esto realmente es amor sano.

Érase una vez un gran Gurú; se hallaba perdido en un río de poderoso caudal, un río de almas que no desembocaba en el mar propiamente, sino en una especie de embarcadero donde había millones de cuerpos inhertes, grises, esperando a ser iluminados...

Al ver el Gurú dicho embarcadero, comprendió instantáneamente dónde se encontraba y tomó la primera decisión de su reaparición en la dimensión de donde provenía.

Pasaron los años (siendo esta una medida basada en el movimiento de la Tierra al rededor del Sol) y el pequeño Gurú empezaba a tomar consciencia una vez más en su cuerpo terrenal. Como todo gurú, Parkash tenía una majestuosidad enorme desde su nacimiento y la gente ya lo trataba como un gran rey.

Siguió pasando el tiempo, y nuestro gurú se hacía cada vez más grande (en todos los sentidos), y algo en su mirada denotaba gran sabiduría y un destino tan magnífico e imponente como el mismo océano.

Era curioso, sobretodo, ver a Parkash caminando por el mundo... Su andar denotaba que no tenía prisa, como si el tiempo no significara nada para él; su porte era el de un rey de reyes, alto, derecho, siempre al frente como si fuera dueño de todo el suelo que pisa; su expresión la de un sabio milenario con profundo conocimiento de los secretos de la vida y una libertad absoluta que lo separa del resto de la humanidad; la energía emanada de él, una cálida ola de tranquilidad...

Un buen día, Parkash conoció a Momo...

0 comentarios: