miércoles, diciembre 22, 2004

Ende

A lo largo de mi vida y los distintos ciclos por los que he caminado el límite de mi paciencia ha ido creciendo siempre constante --no queriendo decir esto que yo sea muy paciente en realidad.

Este último año me he visto sumergido en ciclos de naturaleza tal que me he visto orillado a incrementar dicho límite de una manera enorme.

Hoy, a manera de liebre y tortuga, me doy cuenta que cada vez estoy más cerca del límite. Cómo quisiera poder perderme y no regresar nunca a este mesto que con toda el alma detesto cada segundo un poco más...

0 comentarios: