sábado, abril 30, 2005

Erinnerung

El humano está compuesto de varias esencias... De igual modo, todo aquello que crea y, por ende, todo aquello en que se desenvuelve.

Entre ellas, algunas más longevas que otras...

Entre mis variadas creaciones, hay algunas hórridas; no obstante, muchas son hermosas y muchas más hechas para perdurar.

De todas, las más bellas han nacido a raíz de experiencias equiparables, como el exquisito dátil de la más noble palmera en medio del desierto. Pero... ¿Qué pasa cuando lo introducimos a la boca? ¿Despúes de haberlo comido?

Normalmente me gusta verme a mí mismo como un ser inmortal, un ser que perdura a través del tiempo y sin importar las condiciones.

El mundo real no dista tanto de mi, tal vez, retorcida concepción. La existencia del universo tiene un límite: Mi propia existencia.

Así pues, la mayor parte de mis creaciones son efimerías... Sin embargo, soy presa de una esencia que yo no ideé en un principio, una esencia engendrada por mis creaciones. Como si ellas cobraran consciencia propia, capaces de tomar sus propias decisiones, y no sólo eso, herederas del poder creativo de su padre, empiezan sus propias obras y yo soy testigo de ellas.

En un abrir y cerrar de ojos, mis efímeras creaciones se van, y sus engendros, mi karma, me acompañan eternidad tras eternidad...

Ich liebe dich Momo... Ich will Dezember.

1 comentarios:

aly de villers dijo...

Que post tan bonito!, cada una de sus palabras y sus significaciones llenaron mi existencia por un instante! ya extrañaba su manera de escribir :)