miércoles, junio 01, 2005

Che voi? (parte I)

Sin duda me resulta curioso...

En la mitología occidental --específicamente judío-cristiana--, todo aquello que es causa de sufrimiento, es decir, todo aquello que juzgamos como "malo" u "oscuro" le es achacado a una sola entidad: El Diablo.
Por otro lado, todo aquello que es causa de felicidad, virtud, "santidad", "luz" es propio de la contraparte: Dios.

No obstante, remitiéndome a lo que está escrito en la "sagrada" Biblia (cualquiera de sus versiones) --específicamente en el viejo testamento--, Dios y el Diablo no son contrarios --para ser contrarios es necesario en principio, ser iguales. En realidad, Dios es creador del Diablo, o su "Padre" si lo queremos ver así.

En un tiempo, Dios Padre creó una serie de seres que nosotros llamamos ángeles y arcángeles. Todos con características diferentes (es decir, individuos); de entre ellos podemos destacar a Lucero. Si alguien sabe del tema podrá corregirme, o bien estar de acuerdo conmigo.
Lucero es, de entre las creaturas de Dios Padre, el más bello, el más talentoso y el más fuerte; y también el primer ser en tener sentimientos tales como la codicia, envidia, soberbia, vanidad... Sentimientos creados también por Dios Padre pero presentes, hasta el momento, sólo en Lucero.
Así pues, Lucero, arrogante, siente que algo no está bien --es obvio, él es una pera viviendo entre un bonche de manzanas--, y creyéndose suficientemente poderoso, se subleva con la intención de imponer un nuevo orden. Un orden en el que sus hermanos se parezcan a él y pueda así sentir que pertenece al grupo.

Habiendo desafiado a Dios Padre y a todos sus hermanos, y viéndose su orgullo destrozado al no poder imponer su voluntad, Lucero se ve obligado al exilio; convirtiéndose así en Lucifer, la semilla del mal y, al mismo tiempo, el primer ser con libre albeldrío...

0 comentarios: